Trastorno caracterizado por un patrón de personalidad estable, persistente y rígido, con unas características tales que causan un déficit significativo en la capacidad de adaptación o un sentimiento subjetivo de malestar.

Dentro de los trastornos de personalidad hay varios tipos que se agrupan de la siguiente forma:
Grupo A: formado por el trastorno paranoide, esquizoide y esquizotípico de la personalidad, que se caracterizan por que los sujetos con estos trastornos parecen raros o excéntricos.
Grupo B: compuesto por trastorno antisocial, límite, histriónico y narcisista de la personalidad, caracterizados porque las personas que los padecen parecen dramáticos, emotivos o inestables.
Grupo C: incluye los trastornos por evitación, por dependencia y obsesivo-compulsivo de la personalidad, caracterizados por que las personas parecen ansiosos o temerosos.

CONTACTO