Este trastono aparece después que la persona ha estado expuesta a un acontecimiento estresante, extremadamente traumático, que involucra daño físico o amenaza de lesión o muerte.

Puede ocurrir a cualquier edad y aparecer después de hechos como:

  • Una agresión.
  • Accidentes automovilísticos.
  • Violencia doméstica.
  • Desastres naturales.
  • Encarcelamiento.
  • Agresión sexual.
  • Terrorismo.
  • Guerra.

Para ser diagnosticado debe haber al menos uno o más de los síntomas que surgen después del suceso traumático como:

  • Recuerdos angustiosos recurrentes, involuntarios e intrusivos de los sucesos.
  • Sueños angustiosos recurrentes en lo que el contenido y/o el afecto del sueño está relacionado con los sucesos traumáticos.
  • Reacciones disociativas (escenas retrospectivas) en las que se siente o actúa como si se repitieran los sucesos.
  • Malestar psicológico intenso o prolongado al exponerse a factores internos o externos que simbolizan o se parecen a los sucesos.
  • Reacciones fisiológicas intensas a factores internos o externas que simbolizan o se parecen a los suceso.

También suele haber evitación de estímulos asociados a los sucesos traumáticos como puede ser la evitación o esfuerzos para evitar recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos, o evitación o esfuerzos para evitar personas, lugares, conversaciones, actividades, objetos y situaciones que los despiertan.

Otro aspecto son  alteraciones negativas y del estado de ánimo que comienzan o empeoran después de los sucesos traumáticos como la incapacidad de recordad aspectos importantes, tener creencias o expectativas negativas persistentes y exageradas sobre uno mismo, los demás o el mundo, percibir de forma distorsionada la causa o las consecuencias de los sucesos traumáticos, sentir miedo, terror enfado, culpa o vergüenza, dejar de participar en actividades significativas, sentirse extraño hacia los demás o una incapacidad persistente de experimentar emociones positivas.

Suele haber al menos dos alteraciones importantes de la alerta y reactividad asociada a los sucesos traumáticos con conducta irritable y ataques de ira, comportamiento imprudente o autodestructivo, hipervigilancia, respuesta de sobresalto exagerada, problemas de concentración o alteración del sueño.
El trastorno debe durar más de un mes desde el suceso traumático.

Tratamiento

Se suele utilizar la terapia cognitivo-conductual que, según la sintomatología, puede ser combinada con tratamiento farmacológico.
Los objetivos del tratamiento deben ser:

  • Disminución de los síntomas
  • Prevenir complicaciones crónicas
  • Rehabilitación social y ocupacional

Diversos estudios han demostrado que el tratamiento de exposición o el entrenamiento en inoculación del estrés pueden ser tratamientos apropiados, así como la desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR)

CONTACTO