Se caracteriza por sufrir miedos persistentes, irracionales e intensos (fobias) ante situaciones, circunstancias u objetos/animales. Éstos provocan ansiedad y hacen que la persona evite las situaciones que la generan. Hay trastornos fóbicos generales como la agorafobia y la fobia social o específicos como el miedo a volar.

Agorafobia

Son personas que sienten miedo a estar solas o a sentirse atrapadas en ciertos lugares públicos, donde puede resultar problemático en algún momento el rápido acceso a una salida o a un lugar de seguridad. Ejemplos pueden ser el estar en la cola de un banco, sentada en el centro de una fila en el cine o en clase, o ir en transporte público,… Interfiere en su día a día y puede llegar a hacer que alguien no salga de casa. Puede darse con o sin ataques de pánico.

Fobia social

Es la ansiedad que se padece cuando alguien se ve expuesto a situaciones sociales o desconocidas, por el miedo al juicio de los demás, a hacer el ridículo o a ser humillado. Puede darse en situaciones como comer, asistir a fiestas, hablar en público o cualquiera en que haya una interacción social. La máxima preocupación suele ser lo que la ansiedad les puede provocar como sudor, sonrojo, temblor de voz, etc. lo que les lleva a evitar las situaciones que podrían causarlo.

Fobias específicas

Se trata de sufrir miedo y ansiedad ante una situación (volar, altura,..) u objeto en particular (perro, araña, inyección,..) Todo y saber que el miedo es irracional y excesivo, las personas suelen sufrir ansiedad a veces sólo pensando en ello. Cuando se ven expuestos a la situación, la ansiedad podría intensificarse hasta provocar una crisis de angustia.

Algunas de las fobias pueden ser:

  • Acrofobia: miedo a las alturas
  • Amatofobia: miedo al polvo
  • Astrafobia: miedo al trueno y al relámpago
  • Aviofobia: miedo a volar
  • Belonefobia: miedo a las agujas, los pinchazos u otros objetos cortantes
  • Brontofobia: miedo al trueno
  • Claustrofobia: miedo a los espacios cerrados
  • Eurotofobia: miedo a los genitales femeninos
  • Gefirofobia: miedo a cruzar puentes
  • Hidrofobia: miedo al agua
  • Odontotofobia: miedo a los dentistas
  • Fasmofobia: miedo a los fantasmas
  • Fobofobia: miedo a tener miedos o a desarrollar una fobia
  • Tripanofobia: miedo a las inyecciones
  • Zoofobia: miedo a los animales (habitualmente arañas, serpientes o ratones)

Las fobias específicas son más difíciles de tratar, ya que las personas que las padecen no suelen acudir a consulta, por que les resulta más fácil evitar las situaciones u objetos que les provocan miedo y ansiedad.

Tratamiento

Durante el tratamiento se suele combinar la psicoterapia con medicación.
Las fobias, en general, se tratan:

  • Exposición en vivo
  • Exposición en imaginación
  • Reestructuración cognitiva
  • Entrenamiento en habilidades sociales (especialmente fobia social)

La exposición en vivo y en imaginación a veces es difícil de practicar en consulta por no poder generar la situación en concreto (alturas, avión,…). En este ámbito es de gran utilidad poder contar con la tecnología de Realidad Virtual, ya que, todo y no sustituir la realidad, acerca a la persona con fobia a la situación temida y facilita el afrontamiento de la situación de forma graduada y controlada.

En AURIS INTERNACIONAL  ofrecemos terapia con Realidad Virtual para poder trabajar con todo tipo de fobias.

CONTACTO